lunes, 4 de enero de 2010

10 VERDADES SOBRE EL SMLV, La República

10 VERDADES SOBRE EL SMLV
Por Camilo Herrera Mora
Presidente de RADDAR
Diciembre de 2009
camiloherrera@raddar.net

En estos momento de debate sobre el aumento del salario mínimo en el país vale la pena hacer una serie de reflexiones, así estas no sean cómodas para todos.

(1) El salario mínimo es el precio mínimo que se puede pagar a un trabajador y no un precio de referencia como muchos lo toman, sobre todo algunos empleadores; (2) la economía está indexada al SMLV por medio de más de 500 normas, por lo tanto un aumento en este indicador afecta muchos otros precios y valores del mercado; (3) más del 50% de presupuesto nacional está afectado por este precio, sobretodo en el tema de pensiones; (4) la inflación causada no se explica por el aumento del salario mínimo; (5), la pérdida de capacidad de compra no se arregla subiendo el salario mínimo con la inflación causada; (6) el fallo de la Corte obliga un aumento de inflación causada como mínimo; (7) lo que le pesa a los empresarios es el IPP y no el IPC; (8) estamos acostumbrados a medir el SMLV con el IPC Promedio Nacional, cuando sería mejor usar el IPC de Ingresos Bajos Nacional; (9) el aumento del SMLV no significa el aumento de otros salarios, por lo tanto no es referente nacional sobre el tema salarial; (10) aumentar el salario no necesariamente reactiva la demanda interna.

Es relevante recordar que el Gobierno y el Congreso Nacional han “dañado” el debate indexando la economía a este indicador, que los empresarios fijaron un salario mínimo muy bajo por primera vez y que los sindicalistas no son transparentes defendiendo un precio piso cuando tienen convenciones colectivas. Todos son responsables ante la sociedad que el debate por el aumento del SMLV no sea real.

Al final como siempre los perjudicados no son los negociadores: empleados que viven del mínimo, los empleados públicos y los jubilados, que no son representados en la mesa, ya que los sindicatos no los representan, representan empleados sindicalizados, los empleadores buscan reducir costos y el gobierno está atado por el presupuesto.

Ya es hora de dejar el show mediático y sacar el salario de debate de la economía nacional y llevarlo a donde debe estar, sin presiones y con los debidos representantes. Este escenario puede ser una verdadera mesa de concertación liderada por un tercero diferente al gobierno o hasta el libre mercado. Lo fundamental es que el SMLV sea lo que es y no lo quieren que sea.